Peculiaridades de México que debes conocer

mujeres-mexicanas

México es uno de los países más emblemáticos del mundo: mariachis, playas, pueblos originarios, ruinas históricas, etc. Uno de los íconos de esta gran nación, que reúne a todos sus posibles estereotipos, es la famosa telenovela. Su principal público son las mujeres mexicanas y, en general, promulgan heroínas que dejan bastante que desear.

No importa lo mucho que luchen por sus cometidos (muchas veces intentando salir de la pobreza o recuperar algún hijo extraviado), ellas siempre dependen de un hombre que las salve.

¿Inamovibles papeles?

El relato del príncipe azul no envejece en esta sociedad y hace su parte en la perpetuación de los papeles eternos. La mujer jamás llega a su cometido si no es con ayuda de su amado a quien consigue al final y con quien tiene la felicidad garantizada.

Esta construcción, a pesar de haber sido repetida hasta el cansancio, parece seguir entreteniendo a las familias mexicanas (y gran parte del mundo de habla hispana), pero acarrea una falacia: la mujer mexicana enamoradiza, virginal, fiel a su hogar y a sus valores.

Hoy en día es posible afirmar que gran parte de la población ya no se siente representada o atraída por estas heroínas. Para muchos es incluso contraproducente que estos sean los modelos a seguir.

El arquetipo de mujer sumisa y obediente que se representa puede implicar un peligro para los cambios que se están intentando introducir en la sociedad. Un futuro con más igualdad entre hombres y mujeres tiene únicamente posibilidad de existir si las mujeres tienen las mismas libertades que los hombres.

La mujer libre

Una de las claves para esto es retribuirle a la mujer una posibilidad que les suele ser arrebatada desde muy pequeñas: la de desear libremente.

El deseo, a su vez, suele estar íntimamente ligado con la sexualidad. Una mujer libre puede desear sin ataduras. Una encuesta realizada por la Enciclopedia Internacional de la Sexualidad arroja datos un tanto alarmantes: solo el 50% de los hombres mexicanos se esfuerza por darle placer a la mujer.

Asimismo, las mujeres mexicanas siempre han ejercido un especial poder de atracción en los hombres españoles. Su acento, gracia personalidad y exotismo las convierte en las perfectas candidatas para disfrutar de la compañía de un caballero que busque una conversación animada y momento de ocio donde la diversión esté asegurada.

El momento histórico en que vivimos es ideal para que hombres y mujeres dejemos nuestras inhibiciones de lado y nos entreguemos a nuestro deseo. Es tiempo de que nombremos a todos los tabúes hasta convertirlos en conversaciones de salón. Orientaciones sexuales, fetiches, disfunciones, preferencias son todos bienvenidos en esta nueva era donde les quitamos el velo y nos los apropiamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *