Mejores trucos para retardar la eyaculación precoz

La aparición de síntomas de eyaculación precoz puede suponer el inicio de problemas en la pareja, a menos que ambos traten con naturalidad este hecho y busquen ayuda profesional.

Si te ha pasado o te empieza a suceder, debes seguir leyendo este artículo, porque vamos a exponerte algunos trucos que pueden servirte para retardar tu eyaculación.

¿Por qué sucede la eyaculación precoz?

Los síntomas de eyaculación precoz son más comunes de lo que crees. Por lo general, en la mayoría de los casos, los síntomas de eyaculación precoz pueden ser tratados a distancia, con el consejo de un buen especialista. Aunque es recomendable que, si tienes pareja y es conocedora de este problema, entre los dos lo superéis por el bien de vuestra autoestima durante las relaciones sexuales.

Sus causas

Si has padecido la eyaculación precoz desde siempre o, en cambio, te ha venido en un momento determinado de tu vida, puede deberse a distintos problemas con los que no habías contado. Existen causas psicológicas, que son las más comunes, muchas veces derivadas de miedos o ansiedad, que con terapia pueden arreglarse. También están las causas orgánicas, cuyo origen puede ser múltiple, desde problemas neurológicos a hormonales y vasculares, pasando por los urogenitales y los prostáticos.

Cuando padece esta disfunción, el hombre no consigue llegar al orgasmo de forma voluntaria, produciéndose el clímax antes de tiempo, incluso previamente a la penetración. Por lo general, el eyaculador precoz tiene problemas para mantener el preámbulo a la penetración, pudiendo apenas durar dos minutos desde el inicio de este. Es normal que tras darse la eyaculación involuntaria se cree un clima de frustración en la pareja, al no alcanzarse en ambos la sensación de placer esperada.

Algunos trucos para retardar la eyaculación precoz

Puedes llevar a cabo algunos trucos para retardar la eyaculación precoz. Los consejos que a continuación te damos puedes intentar llevarlos a la práctica solo, pues es esencial que conozcas tu cuerpo íntimamente para controlar el proceso durante la relación sexual.

Practica el control durante la masturbación

Una masturbación adecuada debe permitirte prolongar su duración, y esto puede servirte durante la relación sexual. Recuerda que el objetivo no es alcanzar el orgasmo, sino conocerte a ti mismo. Cuando comiences, debes parar antes de llegar al punto antes del clímax, del no retorno.

Centrarse en disfrutar el momento es esencial, dividiendo los momentos y prolongándolos al máximo. Controlar la respiración te ayudará a bajar el estrés y durar más tiempo en la cama.

La técnica Kegel

Su objetivo es fortalecer los músculos que intervienen en la eyaculación. Esto sirve para retrasar el momento. Suele recomendarse también a las mujeres que tienen problemas de retención urinaria.

Un ejercicio que puedes hacer consiste en retener la micción mientras estés orinando. Sentirás que los músculos cercanos al ano se contraen; estos son los músculos pubococcígeos. Mantener su contracción durante 3 segundos durante 20 veces puede ayudarte a retener la eyaculación voluntariamente durante el acto sexual, pudiendo perfeccionar esta técnica con el tiempo.

No te preocupes si presentas síntomas de eyaculación precoz, es algo común que siguiendo ciertas pautas se puede solucionar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *